El Consejo de Ministros ha aprobado el pasado 24 de Abril, la ley de sociedades laborales y participadas y un paquete de medidas de apoyo a la Economía Social y a los autónomos.

Esta nueva Ley que sustituye a la anterior, de 1997, pretende clarificar, actualizar y sistematizar la normativa relativa a este tipo de sociedades para adaptarlas a la nueva realidad económica actual.

Los modificaciones introducidas en la Ley de Sociedades Laborales y participadas permitirá fortalecer la vertiente empresarial de las sociedades laborales adecuándose a las demandas de los sectores empresariales más dinámicos y emprendedores; agilizara trámites y mejorará la coordinación entre Registros mediante soportes telemáticos y electrónicos que facilitarán la calificación e inscripción de las sociedades laborales.

Se podrán constituir sociedades laborales con dos socios al tiempo que se garantiza que los socios trabajadores de una sociedad laboral seguirán detentando la mayoría del capital social. Del mismo modo, se flexibiliza el marco de contratación de trabajadores no socios y se define el concepto de sociedad participada como aquella en que los socios trabajadores posean al menos el diez por ciento del capital social y de los derechos de voto.

Además, la reforma refuerza el objetivo de promover el acceso de los trabajadores a la condición de socio, mejorando el actual régimen legal, a través de una serie de medidas que incrementan las posibilidades de adquisición de acciones y participaciones por los trabajadores no socios.

También se otorga a los trabajadores un mayor protagonismo en la toma de decisiones, se incorporan principios de buen gobierno corporativo y se establece su equiparación con los trabajadores por cuenta ajena a los efectos de los incentivos establecidos para la consolidación y creación de empleo.

About the author